rincon_linguistico_cultural

Lección 14: Rincón lingüístico-cultural para hispanohablantes

Rincón lingüístico-cultural para hispanohablantes 14

1. Las ciudades japonesas
En Japón las direcciones no se indican por el nombre de la calle, sino por el nombre del barrio y números. Hay muchos
callejones que no tienen nombre, no se puede buscar un lugar por el nombre de la calle. Entre las ciudades japonesas, Kyoto es
la única en la que las calles se cruzan de forma uniforme y se puede conocer una dirección por el nombre de la calle. Para ir a
algun sitio, lo mejor es guiarse por edificios o tiendas.

2. Los edificios japoneses
En las ciudades japonesas se pueden encontrar edificios modernos al lado de edificios tradicionales. Por ejemplo, entre varios
rascacielos de Tokio es posible encontrar un antiguo santuario sintoísta, y en un área residencial se pueden alternar edificios de
hormigón de varios pisos con las viviendas tradicionales unifamiliares.

神社神社 JINJA (santuario sintoísta)santuario dedicado a la religión 神道 SHINTOO (sintoísmo). La entrada se marca con una
puerta que se llama TORII, y tras hacer el saludo ritual se atraviesa para acceder al recinto. Lo siguiente es purificarse las
manos y la boca en una fuente con agua preparada para ello, y entonces se puede pasar dentro. En estos santuarios hay
edificios de distintos tamaños y diversos dioses a los que venerar. Al visitarlos, se arroja una moneda a una caja, se hace sonar
el cascabel gigante y se realiza el ritual de rezos y palmadas. Los japoneses suelen visitar estos santuarios para rezar por la
buena fortuna y evitar los males en ocasiones concretas como Año Nuevo, los exámenes, el nacimiento de un bebé, etc.

お寺 OTERA (templo budista) Es el templo dedicado a la religión budista 仏 教 BUKKYOO (budismo). Algunas
representaciones del buda (Kamakura, Nara) a las pagodas de tres o cinco plantas son famosos. En Japón es posible encontrar
un santuario sintoísta y un templo budista en el mismo recinto. Los creyentes acuden habitualmente a escuchar los sermones
del monje, y hacen que éste les visite en su casa para las ceremonias funerales o en memoria de los difuntos.